Jeff Weiner y cómo establecer una cultura y un plan de crecimiento

Cómo identificas el talento

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1203 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En LinkedIn buscan gente extremadamente inteligente, que aprenda de forma muy rápida, cuya curva de aprendizaje sea casi vertical, empleados apasionados para los que, si ese no es el puesto de sus sueños, al menos sea un paso que lo acerque a él.
05:16
  Añadir a marcadores

Transcripción

¿Cómo identificas el talento? Lo que busco depende de la función. En general, en mi función, a la que dedico mucho tiempo, busco gente extremadamente inteligente; no solo con un CI alto, sino que pueda aprender de forma muy rápida, cuya curva de aprendizaje sea casi vertical, empinada, a la que le guste aprender, que aprecie la mejora continua, que le guste trabajar en entornos dinámicos, que gane soltura con las cosas nuevas de forma rápida, que le guste sintetizar una gran cantidad de información, atar cabos, sacar conclusiones y compartirlas con otros. Este tipo de inteligencia es esencial. Buscamos empleados apasionados por el trabajo que hacemos y hacen, y si este no es el trabajo de sus sueños, al menos que el puesto sea un paso más hacia el trabajo de sus sueños. Ese tipo de pasión se convierte en un factor multiplicador, que amplifica la capacidad de las personas de crear valor. Buscamos gente apasionada, personas que reconozcan que a pesar del hecho de que todos somos egocéntricos por naturaleza (hasta cierto punto, nosotros nos ponemos del lado del otro), reconozcan la importancia de tomarse tiempo para ver el mundo desde la perspectiva del otro, y que reconozcan el valor y su importancia. Y busco gente con la que me guste trabajar. Ya llegué a un punto de mi trayectoria en el que no vale la pena trabajar con malas personas. No me importa lo que aporten. Reid no me preguntó algo que me preguntaron muchas veces: «¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido como Presidente Ejecutivo?» Y lo más valioso que he aprendido, que desafortunadamente aprendí en más de una ocasión, es, para los fans del béisbol de esta parte del público, dejar que el lanzador juegue durante demasiado tiempo. Para los que no estén familiarizados con el béisbol, la metáfora significa que el lanzador, que está en la loma de tierra, el lanzador estrella, juega genial en las primeras cinco o seis entradas. Puedes ver que la pelota va perdiendo un poco de velocidad, que la gente corre, incluso encontrándose en base, el equipo se levanta, el entrenador sale y le pregunta al lanzador cómo está. ¿Y qué creen que dice el lanzador? El lanzador estrella dice «Muy bien. Siéntese». La tarea del entrenador es evaluar si el lanzador va a poder ganar el partido o no, o si va a hacer que el equipo gane el partido. Lo más valioso que he aprendido es que, cuando te das cuenta de que alguien no encaja en el puesto en el que está, en cuanto te preguntes si encaja en ese puesto, ya sabes la respuesta. La pregunta es qué vas a hacer. Lo que he aprendido con el tiempo es que debes tener una conversación abierta, sincera y constructiva (ese es otro de nuestros valores: la comunicación transparente) sobre dónde están tus expectativas. Dile que vas a hacer lo que esté en tus manos para ayudarlo a superar esa barrera, que le darás la orientación que necesite, pero solo durante un periodo determinado. Y vas a ser abierto con él, haga progresos o no. Y si no los hace, de la forma más constructiva posible, y con compasión, haz que pase a otro puesto de la organización o que busque otra oportunidad fuera de ella. Esta es una parte clave de una organización que crece. No se trata de identificar el talento adecuado y traerlo a la empresa. Se trata de evaluar el talento que ya tienes, y a veces, tomar decisiones difíciles. Cuando entré en LinkedIn... Puedes saber qué piensa la gente a partir de las preguntas que hace. Siempre las voy recopilando. Al entrar en la empresa, la pregunta que más me hacían era «¿Cómo es trabajar con Reid?» Y esa pregunta significaba «¿Cómo vives haber sido contratado como Presidente Ejecutivo y seguir trabajando con el fundador de la empresa?» Y de lo que no se daban cuenta es que yo no estaba en LinkedIn a pesar de que Reid estaba ahí. Estaba en LinkedIn gracias a que Reid estaba ahí. Quería tener la oportunidad de trabajar juntos. El tiempo que pasamos juntos antes de que yo entrara formalmente nos dio la oportunidad de desarrollar esa relación y de tomar lo que serían preguntas naturales, la variedad y la incertidumbre, y eliminarlas para desarrollar una relación basada en la confianza antes de mi primer día en el trabajo. Creo que eso es algo muy positivo.