El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Jeff Weiner y cómo establecer una cultura y un plan de crecimiento

Cómo cambia la contratación cuando crece el negocio

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Cuando la empresa se expande, la maquinaria que funciona en la contratación es muy distinta. Se necesitan especialistas y seleccionadores de personal. Donde no debería haber cambios es en la forma de contratación, puesto que se debería seguir contratando a alguien que encaje bien en la cultura de la empresa.
02:58
  Añadir a marcadores

Transcripción

¿Cómo cambia la contratación cuando crece el negocio? En algunos aspectos, no es diferente, y ahora lo veremos. En otros, sí que es muy distinta. La maquinaria que funciona en la contratación a grande escala, cuando ya alcanzas la masa crítica... Si son 15 personas y quieren contratar a un número de personas de un dígito para incorporar al equipo, es algo factible que puede hacer el equipo. Pero cuando son 150 empleados intentando expandirse a 300, tienes que duplicar el tamaño de la empresa, y vas a necesitar buenos seleccionadores de personal. Cuando son 300 y quieren crecer a 3000, van a necesitar especialistas y empleados que los apoyen. Vas a necesitar seleccionadores de personal, planificadores... La maquinaria de contratar a grande escala es bastante significativa. Eso en cuanto a los cambios. Tiene lógica. Lo que no debería cambiar, pero por desgracia sí que lo hace, es que cuando reconoces quién eres como organización, tu cultura, tus valores, cuanto más te acerques a ellos al contratar, más posibilidades habrá de que tengas éxito. Donde muchas empresas de gran crecimiento se desencaminan es en querer crecer de 150 a 300 para mantener el ritmo de la competencia, para desarrollar la próxima novedad, contratar vendedores para cumplir la demanda, contratar a personas de contabilidad capaces de apoyar al resto de la organización, porque parece que si no se ocupan asientos, se va a limitar el crecimiento de la organización. Lo que ocurre de forma inevitable es que aunque estableces claramente las normas sobre dónde quieres contratar, a quién, la calidad de los empleados, la cultura..., empiezas a comprometerlo. Por ejemplo, llega alguien, y en el papel, o en el perfil de LinkedIn, tiene grandes habilidades, pero por algún motivo, durante la entrevista, tienes la sensación de que no encajará con la cultura. Donde tienen problemas las empresas es cuando te sientas con tu equipo de contratación de personal, sea cual sea el proceso de toma de decisiones, y alguien dice «Miren las habilidades de esta persona. La entrevistamos. No encajaba en la cultura de la empresa, pero haremos que funcione. La orientaremos, se producirá una osmosis. Ya veremos qué hacer». He hablado con compañeros que han hecho contrataciones así, y les puedo decir que no funcionó. Origina una gran cantidad de problemas. En una organización que puede crecer, si surge este tipo de conversación, debería pasar así: «Miren las habilidades de esta persona. No encaja en la cultura de la empresa. Pasemos al siguiente candidato». Cuando tu equipo puede tener esta conversación sin que tengas que estar presente, es cuando vas por buen camino y cuando puedes crecer de verdad.