Vamos a actualizar nuestra Política de privacidad próximamente. Te recomendamos consultar el avance.

Gestión empresarial: Trucos semanales

Causa una buena impresión memorable

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1290 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
En esta serie semanal, Todd Dewett comparte contigo los trucos que aplican muchos gestores respetados y motivados para forjar buenas relaciones, abordar situaciones complicadas y hacer que su negocio prospere. Cada semana lanzaremos dos trucos. Veremos temas como evitar la temida microadministración, gestionar ambientes multigeneracionales, aprender a escuchar activamente y conocer las políticas de tu organización. Síguenos cada miércoles para descubrir más consejos.
02:35
  Añadir a marcadores

Transcripción

Sabemos que las carreras fructíferas se basan en grandes relaciones. Tal vez lo más importante de una relación es el principio, cuando puedes causar una buena primera impresión. Las primeras impresiones son muy importantes. Son el lente a través del que se ve el resto de la relación. Nunca podrás causar una segunda primera impresión. Así que veamos cómo hacerlo bien. Si conoces a alguien por primera vez mediante una cita, sé puntual y ve preparado. Si no cumples con estas reglas básicas, podrías dañar tu reputación. O quizás te encuentres con alguien nuevo sin planearlo. Por ejemplo, digamos que ves a un colega en público y te presenta a su amigo. En ese caso, si deseas causar una primera impresión cómoda productiva y memorable, ten estos consejos en mente. Primero, mantén el contacto visual. El contacto visual con las personas con las que estás hablando es esencial, muestra que estás seguro de ti mismo y que estás interesado en la interacción. Segundo, cuando conozcas a alguien, siempre da la mano firmemente. No le agarres los dedos ni dejes que agarren lo tuyos, sus manos deben unirse plenamente. Y al decir firme, me refiero a no muy suelta ni muy rígida, sino entre ambos extremos. Recuerda que un apretón de manos típico dura un segundo. Otra gran táctica es hacer preguntas sobre ellos, en lugar de hablar mucho de ti mismo. Cuando conoces a alguien nuevo no tienen recuerdos comunes y la conversación se hace inusual. Puedes facilitar la charla haciéndole una pregunta que pueda responder fácilmente. Así, no parecerás egocéntrico y habrás mostrado un claro interés en entender quién es. Cuarto, cuando conozcas a alguien, si quieres causar una buena primera impresión, no hagas otras cosas a la vez. Puedes ver el teléfono y tus "e-mails" más tarde. En los primeros momentos de una nueva interacción, debes centrarte sólo en la persona. Si desvías tu atención mientras intentas causar una impresión inicial, el otro pensará que no valoras la nueva conexión. Por último, despídete mencionando su nombre, por ejemplo, "Susanne, fue un placer conocerte" o "Fue agradable charlar contigo, Mark". Decir su nombre muestra que pusiste atención y que disfrutaste del encuentro. Cuanto más vean que los recuerdas, más probable será que te recuerden. Las primeras impresiones sí importan, pero sólo tienes una oportunidad. Aplica estos consejos y causarás una impresión duradera.