Cómo administrar por objetivos

Aprende a aplicar bien la burocracia

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1241 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Para conseguir resultados, tienes que respetar la burocracia, pero también tienes que saber subvertirla para ir más rápido. Vamos a ver algunos consejos para que reduzcas el riesgo de perjudicar tu imagen, a la vez que consigues que se completen las tareas.
04:15

Transcripción

En la vida organizacional, uno de los aspectos molestos es la burocracia. Es el cuerpo administrativo que gobierna una institución creando políticas y tomando decisiones. En la mayoría de empresas, son la junta directiva, el equipo de directores, Recursos Humanos, el departamento Legal y otros grupos relacionados. La meta de la burocracia es sencilla: crear normas para que en la empresa haya orden en vez de caos. Gracias a la burocracia, la empresa puede tener una división clara del trabajo, una cadena confiable de comando y un sistema objetivo de políticas que guíen las actividades principales de la empresa y las conductas personales. Con un pequeño esfuerzo, ya se nota el cambio. Las desventajas de la burocracia son reuniones excesivas, papeleo, una toma de decisiones lenta y una gran aversión al riesgo, y estas cualidades no favorecen el cambio ni la innovación. Tomar decisiones rápidamente significa que a veces no podrás respetar por completo a la burocracia. Muchas veces no te librarás del papeleo, ya que habrá riesgos si te lo saltas, pero puedes reducir el riesgo si recuerdas estas ideas. Primero, identifica qué normas puedes romper. Por supuesto, nunca está bien romper leyes, sin embargo, puede haber algunas normas internas, políticas o pautas consideradas sugerencias y no reglas. Analiza la norma. ¿Siempre es irracional? ¿O a veces sirve para algo? ¿O sirve muchas veces, pero no en este caso particular? Cuanto más útil sea, más arriesgado será no respetar la norma. También piensa sobre tu reputación, cuánto tiempo ha pasado desde que fracasaste o cometiste un error en el trabajo, y cualquier precedente de que otras personas no han seguido la norma. Analiza todo esto y sabrás si es o no una norma que puedes romper. Aprende a disculparte. Muchos permiten que su orgullo y sus calendarios cargados les impidan disculparse cuando es necesario. Si no cumples una norma o la ignoras, quizás tengas que disculparte. Encuentra el momento antes de que se sepa y habla con la persona correspondiente antes de que se enfade. Pronto irá a verte, así que sé proactivo y adelántate. Sé positivo y muestra franqueza. Cuenta lo que hiciste y discúlpate. Después explícate y habla sobre el futuro. ¿Mostrarás la misma conducta o al menos lo dirás antes? ¿Hablarás con el comité correspondiente para cambiar la política? ¿Accederás y seguirás la norma? Sé específico. Asegúrate de que tus próximas conductas concuerdan con lo que dijiste. El último consejo es aprender a reducir el riesgo de romper las normas. Puedes intentar ganar aprobación tácita y trabajar con gente que amortigüe los efectos colaterales. Con aprobación tácita me refiero a avisar a los directivos sobre lo que estás planeando. Mira si están de acuerdo o no. Si saben que planeas saltarte una norma, pero lo comprenden, indica que serán razonables y comprensivos si la conducta se hace pública. Puedes ir más allá asegurando que al menos uno o dos trabajadores respetados están de tu parte para ignorar la norma. Dependiendo de sus reputaciones y contactos, a algunos trabajadores se les permite romper más normas que a otros. Te conviene tener de tu parte a alguien así. Para conseguir resultados, tienes que respetar la burocracia, pero también tienes que saber subvertirla para ir más rápido. Recuerda estos consejos y reducirás el riesgo de perjudicar tu imagen a la vez que consigues que se completen las tareas.

Cómo administrar por objetivos

Aprende a cambiar tu mentalidad, desarrollar una cultura de motivación y rendición de cuentas, tomar decisiones que importen y mantener una excelencia continua en tu trabajo.

1:16 horas (19 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 
Fecha de publicación:30/11/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.