El 14 de septiembre de 2017, publicamos una versión revisada de nuestra Política de privacidad. Tu uso continuado de video2brain.com significa que aceptas este documento revisado, por lo que te recomendamos que dediques unos minutos a leerlo y comprenderlo.

Fundamentos del diseño: Composición

Anatomía de una retícula

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Estudiaremos qué es una retícula y en qué consiste exactamente, viendo con detalle cuáles son las partes que la conforman y por qué son útiles en el campo del diseño y la creación de composiciones visuales.
06:31

Transcripción

Me he encontrado en más de una ocasión en una conversación con otros diseñadores en la que se habla de manera despectiva sobre el uso de retículas, como si el uso de retículas fuese algo que limitase el diseño, lo limitase de manera que no permitiese aportar ese impacto y esa originalidad que se busca. Yo, realmente no lo veo así, para nada. Una retícula no es una prisión, es un sistema de guías definido a partir del formato de página, o de la base sobre la que nosotros vamos a trabajar nuestra composición visual. Nuestro objetivo, a la hora de preparar una retícula, es poder tener un recurso que nos permita marcar un orden a los elementos que vamos a utilizar. Nos brinda la posibilidad de tener soluciones a los problemas visuales y sobre todo organizativos que tenemos que resolver. Nos ayuda a presentar los textos, las imágenes, todo de manera ordenada, diferenciada, con precisión y con mucha facilidad dentro de lo que sería la composición completa de los elementos que tenemos que incorporar. En el fondo de lo que se trata a la hora de crear una retícula para poder aplicarla es de unificar, equilibrar y dar coherencia a la composición. Generalmente, una retícula se compone de ciertos elementos que son los que consiguen, efectivamente, una correcta proporción. Por un lado están los márgenes, que son la distancia existente desde los límites de la página y el contenido; y es algo que podemos definirlo como queramos, aunque hay ciertas reglas clásicas que definen los márgenes en función del espacio dedicado al contenido. Por otro lado, tenemos las columnas, que ayudan a posicionar todo el contenido verticalmente. Nosotros podemos crear sistemas dentro de la retícula de una, dos o veinte columnas, tantas como nosotros queramos. Lo que hay que tener en cuenta es que, a mayor número de columnas, la retícula va a ser más flexible, pero también más compleja de manejar. Muy importante, además, el espaciado entre las columnas, es lo que va a ayudar a la persona que ve el contenido que hemos creado y le va a servir para guiarse de una columna a otra. Por ejemplo, si dejásemos mucho espacio entre columnas, dificultará la sensación de continuidad en el mensaje que queramos comunicar. En una retícula, también vamos a tener espacio para zonas fijas superiores e inferiores, donde vamos a ubicar otro tipo de elementos como la paginación, notas a pie de página, o cualquier otro tipo de elemento de información secundaria o terciaria que pudiéramos necesitar. Con todo esto, podemos tomar esta base y trabajar en ella de la manera que nosotros queramos. Definir una retícula es, por ejemplo, el primer paso a la hora de crear y proponer un diseño equilibrado y funcional. Se hace en web y se hace en editorial, por citar un par de ejemplos claros donde podemos reconocer retículas fácilmente. Yo voy a mostrar ahora en el navegador un par de ejemplos que he buscado para ilustrar retículas, y estaba hablando en este último momento de retículas tanto en web como en editorial. Aquí tengo el diseño de una propuesta para página web bastante bonita, visualmente atractiva, la selección tipográfica es bastante correcta y podemos encontrar elementos reconocibles dentro de una retícula. Tenemos una serie de márgenes ubicados en ambos lados de lo que sería el contenido de la página web. Esto sería el contenedor donde se incluyen todos los elementos y luego tenemos diferentes sistemas de columnas. Aquí vemos el sistema en tres columnas con espaciado entre ellas, respectivamente que además que es muy diferente de los márgenes exteriores. Esto le da cohesión al contenido, a la información que podemos encontrar. Si las columnas estuviesen más separadas o las distancias entre columnas fuesen muy similares a los márgenes, quizá no tendría sentido de continuidad todo el contenido que estamos viendo. Podemos seguir haciendo scroll hacia abajo. Aquí vemos que por ejemplo el contenido está dividido en cuatro columnas. Aunque está usando realmente el mismo tamaño que las otras secciones o bloques en donde el contenido se divide en tres. Pero bueno, este es un ejemplo de retícula creada, en este caso, dentro de lo que sería una página web, se ve nuevamente. Tenemos sistema de tres columnas y podemos superponer imágenes en espacio de dos. Realmente esto podemos verlo también en muchas otras páginas web, gracias al uso de recursos como el uso de retícula de nueve sesenta, que nos permitía rápidamente empezar a trabajar una retícula, una estructura web, a partir de un sistema de columnas ya creado por defecto. Aquí teníamos un sistema de dieciseis columnas, donde vamos acomodando todo el contenido. Aquí tenemos un sidebar o elemento de navegación secundaria. Aquí tenemos una retícula de doce columnas, en la que vamos acomodando todo el contenido. Y como había comentado, un ejemplo editorial y un ejemplo visual en el que tenemos una retícula creada de diferentes columnas. En este caso, vamos a verlo de manera mucho más gráfica. Aquí tenemos un sistema de tres columnas y luego tenemos esta zona que en este caso no es ni superior ni inferior sino que es lateral donde incorporamos información secundaria o terciaria. Como decía antes, había que cuidarse del número de columnas que incluíamos en nuestra retícula porque puede ser mucho más difícil luego, a la hora de equilibrar los pesos o de poder trabajar con ellas. Sin embargo aquí, lo que vemos es un sistema de varias columnas que a su vez queda subdividido en la parte inferior. Realmente, la retícula la definimos nosotros. No hay regla que indique si es mejor hacer retícula de tres columnas o de doce. Lo que tenemos que tener en cuenta es el formato de la base a trabajar, qué es lo que queremos comunicar, los elementos que tenemos que incorporar y trabajar una retícula que nos permita crear un proyecto final gráfico bien equilibrado, bien proporcionado y sobre todo, muy importante, que transmita correctamente el mensaje.

Fundamentos del diseño: Composición

Aprende conceptos y principios básicos que te servirán para crear una composición exitosa desde el momento en que tengas una idea clara y un mensaje a transmitir.

2:17 horas (30 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.