InDesign profesional: Tipografía y ortotipografía

Abreviaturas, siglas y sigloides

¡Prueba gratis durante 10 días

nuestros 1151 cursos !

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
Una abreviación es un proceso por el cual una palabra es acortada y, según la forma en que hagamos este proceso, surgen diferentes tipos que conviene conocer, diferenciar y utilizar. Vamos a hablar de abreviaturas, siglas, sigloides y acrónimos.
06:16

Transcripción

Vamos a hablar ahora a continuación de abreviaciones, que es un grupo de palabras acortadas que incluye abreviaturas, siglas, sigloides y acrónimos. Una abreviación es un proceso por el cual una palabra es acortada y este acortamiento se puede llevar de diferentes maneras. Y por lo tanto surgen, como digo, 4 tipos de abreviaciones diferentes. Vamos a verlas. La primera de ellas es la abreviatura, que es una palabra que se ha acortado por suspensión o por contracción de caracteres. Un ejemplo muy típico es el de página 16 ó etc., que se suele escribir también así. Y suele escribirse en minúsculas, con un punto al final. Es importante decir que no hay que abusar de las abreviaturas, porque requieren al lector un esfuerzo extra, al tener que descodificar las abreviaturas mientras está leyendo. Pero bueno, hay algunas que son ya muy estándar, como etcétera o página, que, como digo, se contrae la palabra, se pone un punto y se sigue escribiendo en minúscula. Aquí hay un número pero si no seguiría en minúscula, porque este punto pertenece a la abreviatura. No es un punto en el que... punto seguido o un punto y aparte. Así pues, las abreviaturas son muy útiles para contraer palabras, para ahorrar caracteres, pero no hay que abusar de ellas porque, como digo, requieren de un esfuerzo del lector. Se leen como si fueran una palabra entera, que es una de las diferencias con las siglas o los sigloides. Es decir, si nosotros estamos leyendo esto en voz alta, diríamos "abreviatura página 16". No diríamos "pág. 16". En cambio con las siglas, sí que se leen como una palabra, pero primero vamos a ver qué son. En las siglas, siempre se suprimen las letras del final. Por ejemplo, aquí tenemos: Organización de las Naciones Unidas. Por lo que solo se han conservado las letras iniciales de cada palabra y se evitan elementos secundarios, como pueden ser las preposiciones o las conjunciones. Eso es importante, porque en los sigloides sí que se mantienen. Así pues, cogemos la primera letra, obviamos elementos secundarios: Organización de las —lo olvidamos— Naciones Unidas, y la escribimos sin espacios ni puntos. Antes se hacía esto. De aquí se pasó a esto. Y ahora ya se ha tomado por norma escribir las siglas así, incluso cuando son en plural, como Estados Unidos, cuando se pone así. Esto es más normal de ver cuando es una palabra plural, muchas veces se pone repetida la sigla, pero ya hay muchas veces que se empieza a ver Estados Unidos escrito de esta manera. Pues, como digo, sin espacios ni puntos. La pondríamos en mayúsculas o en versalitas si nos lo permite el texto. Yo prefiero ponerlo en versalitas para que no destaque demasiado dentro del texto, pero es verdad que muchas veces si lo pones en versalita pierde todo el sentido. Y hay muchas veces que dan lugar las siglas a un neologismo, dado que se leen como una palabra. Al contrario de las abreviaturas, donde se lee la palabra que estamos sustituyendo, aquí nadie lee: "en la última reunión de la Organización de las Naciones Unidas..." No, si pone ONU, se lee: "en la última convención de la ONU". Con lo cual, estas siglas son susceptibles de convertirse en palabras propias, en neologismos, como ha podido pasar, por ejemplo "ovni", que empezó siendo unas siglas de 'objeto volador no identificado' y ha acabado convirtiéndose en una palabra aceptada por la RAE y que se escribe tal cual, en minúsculas, como una palabra cualquiera. O 'láser', otro gran ejemplo que también es una sigla y que la hemos adoptado de tal manera que incluso hay que acentuarla como se acentuaría si fuera una palabra del español. Así pues, pasamos a los sigloides, que es lo mismo que una sigla, lo que pasa que en este caso no se descartan las palabras secundarias. Se escribe igualmente en mayúsculas, pero las palabras secundarias las mantendríamos en minúscula. PyME es uno de los sigloides más comunes, que quiere decir "Pequeña y Mediana Empresa". Y estos sí que se suelen escribir en mayúsculas para que no interfiera la altura de las versalitas con la de la minúscula, porque en realidad perdería todo el sentido. Así puesto, sí que se pondrían siempre mayúsculas. Y también se lee como una palabra independiente "PyME" e incluso se hace el plural "PyMES". De hecho, hasta tal punto que en este caso PyME ya ha sido aceptada por la RAE, con lo cual podríamos escribirla tal que así. Pero, bien, nos sirve para entender perfectamente lo que es un sigloide. Y por último, los acrónimos, que son un tipo de abreviaciones, pero en los que se toman parte de una palabra y parte de otra, formando un neologismo. Esto: "spanish+english". por contracción, Por abreviación, hemos construido un neologismo que es "spanglish", que se escribiría en minúscula porque en realidad es una palabra, no es una sigla, un sigloide, sino que es un acrónimo. Es casi como una abreviatura lo que pasa que combinando dos palabras y se suelen escribir en cursiva si son palabras que no están aceptadas por el diccionario y por tanto, como norma general, se escriben en cursiva. Así pues, hasta aquí, las abreviaciones. Ya sabemos diferenciarlas. No hay que volverse locos, más o menos hay que conocer los conceptos, ver cómo se escriben: con punto, sin punto, mayúsculas, versalitas, cursivas... entender lo que son las abreviaciones, saber la diferencia entre ellas y aplicarlas correctamente.

InDesign profesional: Tipografía y ortotipografía

Aprende a dominar las pautas tipográficas más comunes y adéntrate en el mundo ortotipográfico para dar un aspecto mucho más profesional a todos los textos que realices.

2:52 horas (30 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
 

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.