Gestión financiera: Punto de equilibrio

A qué llamamos producción en la empresa

Prueba ahora LinkedIn Learning sin cargo y sin compromiso.

Prueba gratis Mostrar modalidades de suscripción
La producción en una empresa es el concepto protagonista de este vídeo. Además, es necesario entender las diferencias que tiene con las ventas
06:37

Transcripción

La producción, como todos seguramente saben, consiste en la creación de productos o servicios y, por tanto, es la actividad económica de cualquier empresa, indistintamente de la forma jurídica que adopte. Aplicando el sentido común y sin necesidad de ser economistas ni expertos en costes, veremos que restando todos los recursos que hemos necesitado para generar esa producción o prestar ese servicio –es decir, descontando los costes que se hayan ocasionado–, obtendremos el beneficio, la ganancia de nuestro negocio. Dicho de otra manera, la diferencia entre los costes de producción con respecto al valor de la producción final será el beneficio de la empresa. Aumentar esta diferencia es el objetivo de todas las empresas. Por ello están continuamente preocupadas midiendo, reorganizado sus recursos para reducir costes y mejorar sus productos o servicios de modo que las ganancias sean más elevadas. Por esto cobra tanta importancia manejar con soltura este término y no tener el común error que, por alguna razón que no alcanzo a entender, nos lleva a considerar que la producción coincide exclusivamente con las ventas realizadas en el período que se trate. Y no es cierto. ¿Cuál es el error? Que las ventas pueden corresponder con producción del año anterior. O, por el contrario, podemos haber producido este año mucho más de lo vendido y tenerlo en nuestro almacén. Un ejemplo que nos ayudará a entenderlo. Hace unos años, unos familiares se trasladaron a vivir a una zona agrícola dedicada al cultivo de árboles frutales. La fruta recolectada la destinaban mayoritariamente a la exportación. Carmen era ama de casa y amante de la cocina. Y al poco tiempo comprobó que la fruta madura que las empresas no podían exportar la vendían a un bajo precio, casi gratis. Y decidió comenzar una pequeña actividad, hacer mermelada. En los meses de verano, coincidiendo con la recolección, compraba la fruta barata. Compraba también tarros de cristal para envasar la mermelada, azúcar y todo lo que necesitaba para elaborar una mermelada extraordinaria que después vendía a lo largo del año siguiente. La producción, la mermelada, la elaboraba en agosto, pero las ventas las realizaba en el año siguiente. Luego, no coincidían en el tiempo. La pregunta sería, ¿cuándo aportaba valor? En la transformación de fruta casi inservible en mermelada artesana. Porque, además, es ahí donde consumía los recursos necesarios: la fruta, azúcar, etc. En el momento de la venta, el valor del tarro de mermelada se convertía en dinero que le permitía pagar la fruta, los tarros, el azúcar... Y con la cantidad restante, con el beneficio obtenido, ayudaba a pagar los estudios de sus hijas o se daba algún que otro capricho. Esto, a gran escala, es el funcionamiento de las empresas. Imaginemos que una fábrica de mesas está un año entero fabricando un gran pedido de 10 000 mesas, soportando el coste de la madera, el sueldo de los trabajadores, la electricidad, seguros, asesores, mantenimiento, alquileres y un sinfín de costes, pero las dejan en su almacén para suministrarlas al inicio del año próximo. ¿Debería cerrar ese ejercicio con enormes pérdidas como consecuencia de tener cero ventas? puesto que no ha vendido nada y sí ha acometido elevados costes. Claro que no. Todos los costes los registramos, cierto. Pero también debemos registrar algo que antes no teníamos: mesas elaboradas, producto terminado. Para realizar el ajuste de variación de existencias se requiere un procedimiento extracontable que nos aporte la variación de producto almacenada respecto del período anterior. De modo que podremos saber la producción de cada período calculando existencias finales más ventas menos existencias iniciales. Siguiendo el mismo ejemplo, si hemos vendido cero mesas, pero nuestro almacén tenemos 10 000 mesas más, mi producción será: 10 000 mesas de existencias finales más cero ventas menos cero existencias iniciales. Esto me dará un total de 10 000 euros, que será mi producción. Supongamos ahora que en el período siguiente vendo 9000 mesas. ¿Cuál habrá sido la producción de ese período? ¿9000 mesas? No lo sé. Necesito conocer mis existencias finales. Voy al almacén y compruebo que tengo 7000 mesas, es decir, 3000 menos que el año anterior, que recordamos eran 10 000. En este periodo, realizo el cálculo de mi producción, que será 7000 mesas de existencias finales más 9000 de las ventas menos 10 000 de las existencias iniciales. Por tanto, 6000 mesas habrá sido mi producción. Y en función de esta proporción, habrá sido el consumo de los costes correspondientes. En las empresas no se trabaja con unidades, sino con las valoraciones. En el ejemplo tratábamos de hacer más gráfico el concepto de producción y aclarar el error habitual de confundir producción con ventas, que, como acabamos de ver, no siempre coincide. Como comprobamos en la imagen, mayoritariamente las normas contables lo especifican claramente. En la cuenta de pérdidas y ganancias se indica, además del importe neto de la cifra de negocio –que son las ventas totales deduciendo rápeles, devoluciones o descuentos–, también se indica la variación de existencias de productos terminados o en curso del perido que se trate. También deberemos tener en cuenta los trabajos realizados por la empresa para su activo, partida esta que en pocas ocasiones tiene movimiento. Pero la suma de estas cantidades conformará nuestra producción. Si no corregimos este común error contable, nos haría obtener un resultado que nada o poco tiene que ver con la realidad y, por tanto, las decisiones que se toman en base a estos datos son erróneas completamente. Al inicio del curso decíamos que la base de una buena estrategia empresarial se inicia en la información obtenida. Y, a su vez, dicha información será válida si los datos aportados muestran el rigor necesario y responden a la realidad de lo que acontece.

Gestión financiera: Punto de equilibrio

Domina el concepto de punto de equilibrio y el modelo de cálculo en el ámbito empresarial fundamental para la buena salud de una empresa y para garantizar su supervivencia.

1:32 horas (21 Videos)
Actualmente no hay comentarios.
Fecha de publicación:30/03/2016

Este curso video2brain está disponible como descarga y para ser visualizado online. ¡Pero no hace falta que decidas entre las dos opciones! Al comprar el curso, disfrutarás de ambas posibilidades.

La descarga te permite ver las lecciones sin estar conectado/a a internet y supone una navegación fácil y ágil entre capítulo y capítulo. Si vas a trabajar en diferentes ordenadores o si no quieres descargarte el curso completo, entra en la web con tus datos de acceso y disfruta directamente de tus vídeos online. Te deseamos que disfrutes de este curso y te resulte de mucha utilidad.

Estamos a tu disposición si tienes cualquier tipo de duda o pregunta.